Yoga en Las Palmas de Gran Canaria

Yin yoga

Yin yoga

Yin, es la energía femenina; oscura, pasiva, receptiva, reflexiva, introspectiva y fría. Yin yoga fue desarrollada por Paul Grilley, para penetrar en los tejidos conectivos de una manera profunda, expandiendo flexibilidad y facilitando sanación mientras estimula los canales meridianos (líneas de energía) quitando bloqueos y mejorando el flujo de la sangre, fluidos y energía. Si imaginas que las carreteras del cuerpo donde se mueven los líquidos y la energía están dentro de la fascia (tejido conectivo del cuerpo) y ese tejido está denso y en un estado de compresión, nada fluye por dentro. La práctica de yin yoga moviliza y sanea la fascia.

Es la práctica que equilibra el estilo de yang yoga. Yin es para las articulaciones, no para los músculos. Yin yoga tiene las mismas intenciones que cualquier otro tipo de yoga, sin embargo se dirige a la estimulación mucho más profunda de los tejidos musculares (que se pueden llamar los tejidos yang). Yin yoga trabaja el tejido conectivo como los ligamentos, huesos, articulaciones que no trabajan durante una práctica dinámica de asana.

Es apto para todos los niveles y es un complemento perfecto a una práctica dinámica y muscular (yang) que tiene el énfasis en crear calor interno y alargar y contraer los músculos. Yin yoga suele enfocarse en el tejido conectivo de la cadera, hombros, pelvis y espalda.

Inicialmente ese estilo de yoga puede parecer lento, pasivo, o suave, una práctica de yin puede ser un reto por el tiempo de aguante en cada postura. Se puede mantener en la postura desde 1 minuto hasta 10. Los tejidos de yin y yang responden al movimiento de una manera bastante diferente y para entenderse hay que practicarlo. Después de practicarlo, te vas a dar cuenta que con tu práctica de asana dinámica sólo has estado haciendo la mitad de la práctica.

Ese manera de practicar asana nos da el reto a repensar qué es yoga asana. Une meditación y asana hacia una práctica bastante profunda. A veces, los principiantes no están interesadas en sentarse en su incomodidad y observar sus reacciones, prefieren intentar arreglar o solucionar o cambiar la postura. Yin yoga nos reta a sentarnos en la presencia pura de conciencia y beneficia los tejidos profundos.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar