Pure Yoga Canarias

·

Ella soltó


Esto es una poema que una querida amiga compartió conmigo justo cuando lo necesitaba.

Ella se soltó
Ella soltó. Sin un pensamiento o una palabra, ella soltó.
Soltó el miedo. Soltó los juicios.
Soltó la confluencia de opiniones pululando alrededor de su cabeza.
Soltó el comité de la indecisión en su interior.
Soltó todas las razones «correctas». Total y completamente, sin dudas ni preocupaciones, ella simplemente soltó.
Ella no le pidió a nadie consejo. Ella no leyó un
libro sobre cómo dejar ir … Ella no buscó en las escrituras.
Ella sólo soltó.
Ella soltó todos los recuerdos que la detenían.
Ella soltó toda la ansiedad que le impedía avanzar.
Ella soltó la planificación y todos los cálculos sobre cómo hacerlo perfectamente.
Ella no prometió dejar ir.
No escribió en su diario al respecto.
Ella no escribió la fecha prevista en su agenda.
Ella no hizo ningún anuncio público ni puso un anuncio en el periódico.
Ella no revisó el informe del tiempo o leyó su horóscopo.
Ella simplemente soltó.
Ella no analizó si debía dejar ir.
No llamó a sus amigos para discutir el asunto.
Ella no hizo un tratamiento espiritual y mental de cinco etapas.
No llamó a la línea de oración.
Ella no pronunció una sola palabra. Ella simplemente soltó.
No había nadie alrededor cuando ocurrió.
No hubo aplausos o felicitaciones.
Nadie le dio las gracias ni la alabó.
Nadie se dio cuenta de nada.
Como una hoja que cae de un árbol, ella sólo soltó.
No hubo ningún esfuerzo. No hubo lucha.
No fue bueno ni malo.
Era lo que era, y es precisamente eso.
En el espacio de dejar ir, dejó que todo sea.
Una pequeña sonrisa apareció en su rostro.
Una ligera brisa sopló a través de ella.
Y el sol y la luna brillaron eternamente.

Reverend Safire Rose

Compártelo en

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google +

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar